Conversaciones II

Eduardo Julio Giqueaux, Héctor Luis Castillo
Noviembre 2017
En nuestros días, el hombre se siente continuamente vulnerado en su dignidad, la duda va carcomiendo progresivamente sus entrañas y ha casi ya terminado por “no creer en nada”, como así lo pone de manifiesto en cada oportunidad que se le presenta. Pero ese desconcierto en el que zozobra, lejos se encuentra de mantenerse puntualmente circunscripto al área en que se origina: va generando vigorosas metástasis que invaden paulatinamente todos los segmentos de la vida personal hasta dar origen a una incredulidad generalizada. No se trata ya de creer o no creer en determinadas personas, hechos o situaciones: la desconfianza se ha vuelto omniabarcativa y el hombre ha terminado por dudar de todo y de todos; ha llegado a convertirse así en un ser descreído y despersonalizado, obligado a leer cada vez con mayor cuidado la letra chica de los intercambios sociales. No es necesario mirar en otra dirección si queremos señalar el origen del escepticismo de nuestro tiempo, escepticismo de raíces muy amplias y por lo mismo de una frondosidad nunca antes advertida. Escepticismo que paso a paso va conduciendo irremediablemente al hombre al nihilismo.


21cm x 15cm
203 pag.
ISBN 978-987-3928-19-2