Elaboran un plan de control de plagas a través de un sistema de trampas de luz

Docentes e investigadores de la Facultad de Ciencias Agrarias (FCA) de UCU han implementado un sistema de trampas de luz para discernir las fluctuaciones poblacionales de los principales lepidópteros adultos nocturnos (en el orden de insectos agrupa a las mariposas y polillas, cuyas etapas juveniles fueron orugas/ larvas o gusanos). De esta manera pueden determinar los momentos de aparición de las larvas en los diferentes cultivos de la zona agrícola de influencia con el objetivo de elaborar un plan de control de plagas.

La superficie agrícola con los principales cultivos extensivos (producción con uso de los recursos naturales) creció sostenidamente en los últimos años, manifestándose en áreas que antes se dedicaban a otras actividades. Sin embargo, los rendimientos promedios de los principales cultivos como soja, maíz, trigo y arroz a nivel regional se sostienen producto de la aplicación de la tecnología, los cuales son fuertemente invadidos por numerosas plagas. Varias de ellas inciden de manera directa en los rendimientos finales al momento de la cosecha. Las principales plagas son las orugas defoliadoras, cortadoras y barrenadoras, que corresponden a estadios inmaduros o juveniles conocidas como larvas de polillas o mariposas nocturnas.

Como bien se conoce estos insectos son atraídos por las fuentes de luz. En este sentido, la investigación coordinada por Ing. Agr. MSc. Néstor Urretabizkaya, titular de la cátedra de Zoología Agrícola de FCA, considera la colocación estratégica de trampas luz para permitirle al productor anticiparse a la toma de decisiones, planificando una estrategia de control adecuada para combatirlas. El objetivo del trabajo es registrar las fluctuaciones poblacionales de los principales lepidópteros adultos nocturnos y determinar los momentos de aparición de las larvas en los distintos cultivos para la región agrícola de Concepción del Uruguay.

El diseño de una trampa de luz comprende un atrayente (fuente de luz), un colector y un recipiente para retener los insectos. La selección de la fuente de luz debe estar hecha en base a su eficacia para atraer a la o las especies que se desean capturar. La efectividad del tipo de luz seleccionada está estrechamente relacionada con la temperatura ambiente dado que, con diferentes valores de temperatura las especies responden de diversa manera a los distintos tipos de luz. (TRUMAN, E. “Summary of Investigations of Electric Insect Traps. Agricultural Research Service. United States Department of Agriculture”. Technical Bulletin Nº 1498. Washington, Octubre 1974).

Para cumplir con este trabajo, se instalaron cuatro trampas de luz ubicadas a una distancia de 120 Km. de radio tomando como base la FCA, abarcando un área de acción de gran impacto en la región. Semanalmente se realizan mediciones con la trampa de luz durante el año, permitiendo que la misma se encienda unas horas al anochecer (por tratarse de un insecto de hábitos crepusculares) en los días que corresponda. Luego en laboratorio se determina la mayor presencia de las especies de plaga.

Es importante mencionar, que los datos obtenidos se relacionan directamente con las condiciones climáticas (temperatura, humedad, precipitaciones y heliofania) presentes en cada semana, así como también el estado fenológico del cultivo. Los datos son suministrados por la Estación Experimental del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) Concepción del Uruguay.

Actualmente la investigación está en marcha y toma como referencia experiencias anteriores en otros puntos del país. Los resultados obtenidos son transferidos a los productores para brindar más información y poder mejorar el proceso de la toma de decisiones ante problemas de plagas. Al establecer un pico de captura de insectos adultos en las trampas de luz, se puede informar a los productores en un periodo de 15 a 18 días qué tipo de especie está presente en el cultivo. Esto permite anticiparse y desarrollar una estrategia de control, básicamente el armado de una logística apropiada que una buena pulverización necesita (maquinaria, compra de productos selectivos, calibración y limpieza de pulverizadoras, y aplicación oportuna). También se obtiene un ahorro en controles químicos que eventualmente se utilizan para el control de plagas agrícolas, ya que solo serán aplicados cuando realmente sean necesarios