Relatos sobre los fundadores de "La Fraternidad"

Prof. Florencia Grosso de Anderssen, Vice Presidente de la Sociedad Argentina de Historiadores expuso en el Salón de Actos de la Universidad de Concepción del Uruguay (UCU) sobre uno de los hombres creadores de La Asociación Educacionista La Fraternidad. 

Fue este viernes 12 de mayo, frente a Autoridades de la Asociación Educacionista La Fraternidad, entre ellos su presidente Dr. Héctor Sauret, Roberto Rosso, director del Internado Fraternal; autoridades de la Universidad, representantes del Concejo Deliberante de la ciudad y de estudiantes de abogacía de la UCU.

La presentación se llevó a cabo en el marco de las actividades programadas por el 140º aniversario de la fundación de la Asociación Educacionista La Fraternidad.

Florencia Grosso, docente expresó su homenaje a los hombres que construyen con fraternidad para las generaciones venideras. “Desde su fundación, por La Asociación Educacionista La Fraternidad pasaron 46 presidencias; desde Benjamín Zubiaur hasta la del actual presidente Héctor Sauret”.

Grosso calificó de altruista el objetivo de la fundación de La Fraternidad hace 140 años y de los ilustres benefactores que han dejado su legado y propósito para mejor la vida de los fraternales.

Entre los nombres iniciales y de los sucesores que dirigen los destinos fraternalmente, surge el de Martiniano Leguizamón; sobre quien Grosso  realizó una producción denominada Martiniano Leguizamon y la biblioteca perdida. Tentada por la entrerrianía heredada, al ser hija de una entrerriana y casada con un entrerriano, Florencia Grosso se apasionó por los aportes hechos por Leguizamón.

La docente relató cómo el 23 de abril de 1994 se encontró con 66 volúmenes; comprendidos por libros que la apasionaron con sus relatos e historias pertenecientes a la biblioteca del ilustre escritor entrerriano, Martiniano Leguizamón. Este recogió historias y relatos de los jinetes entrerrianos, de su padre y de los amigos de su padre, que le sirvieron para escribir páginas memorables de la literatura argentina. Las mismas pudo compartirlas en las páginas del Diario La Razón, que era dirigido por su hermano Onésimo 

Canto a la bandera de los andes, presentada el 5 de septiembre 1879, en el teatro Primero de Mayo, de Concepción del Uruguay, fue su primera publicación.

Para el hombre que fue fundador de La Fraternidad la historia y la literatura fueron sus pasiones.